Miles de demócratas airados salieron airados las calles en estados como California, Baltimore y Wisconsin, protestando por el triunfo de Donald Trump.

Autoridades federales de los Estados Unidos y agentes de la Policía se mantienen protegiendo los edificios propiedad del recién electo presidente Donald Trump, por turba de personas que apoyan a Hillary Clinton y rechazan al nuevo mandatario electo.

La turba salió con pancartas rechazando a Trump y coreando que él no es el presidente de ellos. La mayoría son hispanos, latinos y afroamericanos.

En la ciudad de Nueva York, el exalcalde de esa ciudad, Rudy Giuliani, dijo a los medios que los manifestantes son  “un puñado de llorones consentidos”.

Los participantes seguidores de Hillary Clinton se congregaron cerca de la alcaldía en Filadelfia, expresando su molestia contra Donald Trump.

En Boston, miles de manifestantes opuestos a Trump recorrieron el centro de la ciudad entre gritos de “Trump es un racista” y llevando pancartas que decían “Destituyan a Trump” y “Eliminen el Colegio Electoral”.

Otro grupo se agrupó en Washington llevando carteles y frente al edificio Trump International Hotel gritaban que el recién electo presidente no era su comando en jefe. Que ellos votaron por Clinton y no por él.

En Oregon, decenas de personas bloquearon el tránsito en el centro de Portland, quemaron banderas estadounidenses y obligaron la demora de trenes en dos líneas del tren ligero.