Por Alicia Alarcón

El Presidente de Estados Unidos el pasado 25 de julio le pidió ¨un favor¨ al Presidente de Ucrania Volodymyr Zelenskyy . El favor consistía en que le investigara si el hijo de su rival político Hunter Biden había cometido algún acto de corrupción durante sus funciones como asesor en una compañía de Ucrania. Por su trabajo Hunter Biden recibió 50 mil dólares al mes durante el tiempo que duró como asesor de la compañía. Una suma nada despreciable.

Seguro de que el Presidente de Ucrania no se negaría, y así fue, el Presidente le reiteró su sincero agradecimiento y le dio instrucciones de ponerse de acuerdo para ese asunto con su abogado personal Rudy Giuliani y por William Barr, Director del Departamento de Justicia.

Esa conversación entre los dos Presidentes hubiera pasado desapercibida como tantas otras que ha tenido con otros mandatarios, si no es por un informante anónimo que redactó una carta de 9 hojas en la que aseguraba que las acciones del Presidente ponían en riesgo la seguridad del país y pedía intervención inmediata de las autoridades para investigar lo que para él a todas luces era ilegal.

Las cosas empeoraron para el Presidente cuando él mismo autorizó que el contenido de la llamada se diera a conocer. A partir de ese día las noticias para el Presidente han ido de malas a peores.

La peor fue la que le dio su aliado en el Senado Mitch Mconnel quien declaró a los medios, el pasado lunes, que el Impeachment ((Juicio que hace el Congreso a funcionarios por delitos considerados graves) era inminente. ¨Si la Casa de Representantes decide que va a juicio. Nosotros haremos lo mismo.¨

El Presidente asegura que de darse el juicio, el país va a sufrir las peores calamidades, sin descontar una Guerra Civil. Hecho muy poco probable.

Esto prueba que una de las cosas que hacen grande a este país sigue vigente: Aquí NO HAY IMPUNIDAD, el que la hace la paga, incluido el Presidente.

Para los migrantes que llegamos de Latinoamérica, nos resulta difícil creer que un Presidente con todo su poder, puede ser destituido de su cargo por allanar las oficinas del partido contrario, como sucedió con Richard Nixon en el caso de Watergate. Bill Clinton por haber mentido sobre una relación sexual con una interna de la Casa Blanca. ¨Yo ni conozco a esa tal Mónica.¨ Al final del juicio, el Presidente Clinton salió exonerado. Ahora el Presidente en turno enfrenta la posibilidad de ser sujeto a ese proceso por haber solicitado a una potencia extranjera investigar a su rival político junto con su hijo.

En nuestros países donde reina la corrupción y la impunidad, estos ¨pecadillos¨ no hubieran llegado ni a denuncia, mucho menos a una destitución presidencial. Esa es la gran diferencia. En esta nación, el Presidente no se salva cuando comete un error, una omisión o un acto inapropiado durante sus funciones como Primer Magistrado. Esto se debe a que aquí sí existe una verdadera separación de poderes y los medios de comunicación no son instrumentos de propaganda del Presidente en turno. (Una excepción ha sido Fox News, que en los últimos dos años se dedicó a aplaudir todas las decisiones del Presidente. Esto cambió el pasado domingo cuando Chris Wallace, uno de los conductores más importantes de la cadena Fox, le dio una ¨revolcada¨ verbal a uno de los voceros del Presidente que insistía que todo era una calumnia armada por los demócratas.

Por nuestros países han pasado Presidentes que han ordenado masacres de estudiantes, asesinado rivales políticos, desaparecido a personas. (Sólo en México hay 40,000 desaparecidos) además de enriquecerse de manera ilícita. Nunca ha pasado nada, los ex mandatarios andan libres como el viento, uno anda en Nueva York disfrazado de hippie, otros trabajan como asesores con sendos salarios para empresas extranjeras.

En Resumen, el hecho de que este Presidente esté en peligro de ser despojado de su envestidura de Primer Mandatario de la nación más poderosa de la tierra dice mucho de la imparcialidad de sus instituciones. Es de encomio el hecho de que personas cercanas al Presidente hayan puesto a la Patria primero. Héroes anónimos que han arriesgado sus carreras, bienestar y seguridad en favor de la integridad de la Presidencia. Una buena noticia para los seguidores del Presidente es que para que pierda la chamba se necesita la votación mayoritaria de los miembros del Senado, difícil que se dé porque la mayoría son Republicanos. No obstante lo anterior, este Presidente pasará a la historia como uno de los más inhumanos cuyos abusos de poder serán evidentes durante el proceso de Impeachment.