Cada generación encuentra la nostalgia de una época en la que muchos de sus integrantes recién nacían.

Así es como los adultos jóvenes de los años 90 encontraron fascinantes los años 70, y cómo los estilos y las tendencias de los años 80 y 90 han disfrutado de su propio renacimiento en los años posteriores.

La generación Z ha mantenido viva esta racha en los últimos meses con un auge de todo lo relacionado con el #Y2K: un marcador histórico único que se ha convertido en una especie de piedra de toque para una época más simple y feliz, incluso si los que tienen la edad suficiente para experimentarlo no lo comparten. punto de vista.

Parte de esta nostalgia por la cultura de principios de siglo se ha manifestado en una apreciación renovada de uno de los autos más singulares de la época: el Volkswagen Beetle.

Le preguntamos a Freeman Thomas, la mitad del dúo de diseñadores detrás del Beetle y actual director ejecutivo de Meyers Manx, cómo el diseño icónico ha mantenido una ventaja en la cultura pop a lo largo de los años.

Concebido originalmente como un automóvil eléctrico en 1993, el New Beetle comenzó como un modelo a pequeña escala capturado con una sesión de fotos en las soleadas playas de California antes de recibir luz verde como un automóvil conceptual de exhibición de automóviles.

En el Auto Show de Detroit de 1994, Volkswagen presentó el "Concept One", un nostálgico concepto de automóvil que rendía homenaje al Beetle original al tiempo que ofrecía un chasis moderno con motor delantero.

El automóvil se reveló con un video sentimental que pedía a los espectadores que "recordaran cuándo...", recordando la época dorada del Beetle original.

“Todos los periodistas estaban llorando [en el video]”, dijo Thomas. “La abrumadora respuesta de la prensa fue tan grande que no abandonaron el stand de exhibición para ir a otras conferencias de prensa, querían ver si Volkswagen realmente construiría el Beetle”.

Después de un gran éxito en el Auto Show de Detroit, se aprobó la producción del Concept One y Thomas y su equipo diseñaron todos los detalles interiores y exteriores.

Tomaron el Beetle original hasta sus elementos más geométricos, los tres arcos, y se inspiraron en el diseño industrial para mezclar los sabores de la Bauhaus con un diseño de carácter cálido, lo que hizo que el New Beetle fuera elegante y accesible.

Querían seguir adelante con un diseño que trajera modernidad en lugar de confiar en las formas y líneas del pasado.

El interior original del vehículo reflejaba las líneas exteriores de su carrocería, con un panel de instrumentos arqueado simple con diales de color aguamarina inspirados en las resplandecientes piscinas de California.

Thomas diseñó el famoso jarrón de flores en Concept One como un poco de humanidad para cada vehículo y como un tributo a los jarrones de porcelana Rosenthal en los modelos originales.

“Todo el mundo tiene su propia historia Volkswagen Beetle”, dijo Thomas. “Recuerdos basados ​​no solo en el carisma del diseño, sino también en la confiabilidad del vehículo y [cómo] representaba la filosofía de Volkswagen de cómo construir, diseñar y vender un vehículo”.

Presentado a los consumidores en el modelo del año 1998, el New Beetle fue inmediatamente popular. En 2003, se introdujo el modelo cabrio y una vez más se inspiró en una mezcla de modernidad y nostalgia.

Thomas y su equipo diseñaron la capota del modelo cabrio para plegarse y sentarse en la parte trasera del vehículo de una manera que recuerda a los convertibles originales.

El New Beetle tenía que ver con un diseño cohesivo, uno que incluso hoy en día mantiene un equilibrio preciso entre acogedor y caprichoso.

El vehículo sigue siendo la estrella de los videos musicales, las películas y ahora las publicaciones en las redes sociales debido a su diseño icónico y los sentimientos de nostalgia que evoca.

“El [Beetle] representa la simplicidad del pasado, cuando las cosas eran inocentes, accesibles y divertidas”, dijo Thomas. “Eso es realmente lo que representaba el Escarabajo”.