DESDE EL ÁTICO.
Por: Pedro Mena.-  Santo Domingo, RD.-  Amores y alturas.
Enamorarse en un avión, enamorarse de un “avión”…no es lo mismo.