NUEVA YORK- Rafael Álvarez, el domiincano que junto a Wander Espinal, Danny Joel Rodríguez y Carlos Hilario, fueron imputados de 25 cargos de asesinatos, conspiración, lavado y conspirar para distribuir cocaína en la ciudad de Nueva York, se declaró culpables de la mayoria de los cargos en su contra.

Álvarez (Rafi), sindicado como el cabecilla de la red de sicarios, compareció ayer por ante el juez B. Wittner, en la Corte Criminal de Manhattan.

El dominicano se declaró culpable de 4 cargos por conspiración, 1 cargo por intento de asesinato, 2 cargos por asesinar a oficial policial, y 1 cargo por narcotrafico.

Según el expediente, el grupo de criminales contrataron varios sicarios a quienes les pagaron por el asesinato de unos cinco dominicanos en Santiago de los Caballeros y San Francisco de Macorís con el fin de consolidar sus lazos criminales con los narcotraficantes y eliminar a sus rivales, y por años, se dedicaron al narcotráfico internacional teniendo a Nueva York como su centro de operaciones.s.

Todos estaban en los Estados Unidos sin documentos legales, por lo que después que cumplan sentencia “se les deportarán a su país”.

Álvarez enfrenta hasta 20 años de cárcel.

Uno de los muertos fueron identificados como Ramón de Jesús Santos (Morenito) a quien Alvarez le entregó cinco kilos de cocaína que le fueron confiscados por agentes anti narcóticos en el Alto Manhattan, pero el jefe del grupo lo amenazó de muerte para que de todos modos, le pagara el dinero que habían acordado por la entrega de la droga. “Morenito” huyó a la República Dominicana tratando de evadir el pago y fue ultimado en diciembre del 2007, un mes después que el narcotraficante saliera de los Estados Unidos.

Los demás asesinatos se produjeron en el período de 11 días, entre el 11 y el 19 de febrero del 2008 en las dos ciudades mencionadas. Alexander Vázquez García y Alex Pepa fueron otras dos víctimas del cuarteto, dirigido presuntamente por Alvarez. Estos murieron el 8 de febrero del 2008. Franklin Almonte, quien fue confundido con “Morenito” cayó abatido a balazos también a manos de los sicarios contratados por Alvarez.

Una mujer que estaba entre un grupo que asistía a los funerales de Pepa y García fue también gravemente herida cuando un sicario disparó al grupo sin miramiento creyendo que en el mismo se encontraban algunos de los blancos de Alvarez. Antes de ser detenidos, Alvarez y Espinal recogían drogas en el sector Pelham Parkway de El Bronx, mientras Hilario lo hacía en Manhattan.

El 21 de febrero del 2008 Alvarez fue arrestado en su casa y salió en libertad con una fianza de US $2 millones pagada por Rodríguez, quien posteriormente fue detenido y recluido en la cárcel de Rikers Island en Queens. Se dijo que éste fue quien habría negociado con los fiscales para detallar los crímenes y las operaciones de los cuatro y sería condenado a cambio sólo a 1 año de prisión.

Hilario fue arrestado el 29 de enero del 2008 con 4 kilos de cocaína en el baúl del vehículo que conducía. Fue después de los arrestos que los fiscales y los detectives continuaron las investigaciones sobre las operaciones y los asesinatos cometidos en la República Dominicana por la pandilla.