• Una investigación académica concluye que aumentar en tres grados la temperatura estándar de la mayoría de los alimentos congelados podría reducir las emisiones de carbono en el equivalente a retirar de circulación 3,8 millones de automóviles. 
  • Este ahorro de emisiones equivaldría a que toda la población de Nueva York, Nuevo Hampshire y Vermont dejara de conducir durante un año. 
  • Se identificaron ahorros potenciales de energía de aproximadamente 25 teravatios-hora por año, lo que equivale al 8,63% del consumo anual de energía del Reino Unido. 
  • La medida generaría un ahorro energético de entre el 5% y el 12%. 
  • Los científicos concluyen que el aumento se puede lograr sin comprometer la seguridad o la calidad de los alimentos. 
  • El estándar internacional de temperatura se estableció en la década de 1930 y no se ha revisado en casi un siglo, por lo que la empresa mundial de logística, DP World, ha presentado una coalición industrial para reconsiderarlo. 

DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos, 29 de noviembre de 2023 /PRNewswire/ — Una investigación sugiere que la temperatura de los alimentos congelados se podría modificar en solo tres grados para ahorrar las emisiones de dióxido de carbono de 3,8 millones de automóviles al año. 

La mayoría de los alimentos congelados se transportan y almacenan a -18 °C, un estándar que se estableció hace 93 años y no ha cambiado desde entonces. 

Según el estudio, Move to -15°C podría tener un gran impacto medioambiental sin comprometer la seguridad o la calidad de los alimentos. 

Los expertos, del Instituto Internacional de Refrigeración, con sede en París, la Universidad de Birmingham y la London South Bank University, entre otros, descubrieron que el pequeño cambio podría:

  • Ahorrar 17,7 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono al año, lo que equivale a las emisiones anuales de 3,8 millones de automóviles
  • Generar ahorros de energía de aproximadamente 25 teravatios-hora (TW/h), lo que equivale al 8,63% del consumo anual de energía del Reino Unido
  • Reducir los costos en la cadena de suministro al menos un 5% y en algunas áreas hasta un 12%

La investigación contó con el apoyo de DP World, una empresa de logística líder a nivel mundial y principal socio de la COP28, que ha creado una coalición industrial para estudiar la viabilidad de este cambio, denominada Join the Move to -15°C.

Esta coalición tiene como objetivo redefinir los estándares de temperatura de los alimentos congelados para reducir los gases de efecto invernadero, disminuir los costos de la cadena de suministro y garantizar los recursos alimentarios para la creciente población mundial. 

A la coalición ya se han unido organizaciones líderes de la industria, entre ellas: AJC Group, con sede en EE. UU.; A.P. Moller-Maersk (Maersk) de Dinamarca; Daikin de Japón; DP World; Global Cold Chain Alliance; Kuehne + Nagel International de Suiza; Lineage, con sede en EE. UU.; Mediterranean Shipping Company (MSC) de Ginebra; y Ocean Network Express (ONE), con sede en Singapur. 

Maha AlQattan, directora de sustentabilidad del grupo DP World, dijo: “Los estándares sobre alimentos congelados no se han actualizado en casi un siglo. Deberían haber sido revisados hace mucho tiempo. 

Un pequeño aumento de la temperatura podría tener grandes beneficios, pero, por muy comprometida que esté cada organización, la industria solo puede cambiar lo que es posible al trabajar en conjunto. 

Gracias a esta investigación y con nuestra coalición recién creada, nuestro objetivo es apoyar la colaboración en toda la industria para encontrar formas viables de lograr la ambición de neutralidad de carbono compartida del sector para el año 2050. 

The Move to -15°C reunirá a la industria para explorar nuevos estándares más ecológicos que ayuden a descarbonizar el sector a escala mundial. A través de esta investigación, podemos ver cómo implementar tecnologías de almacenamiento accesibles en todos los mercados para congelar alimentos a temperaturas sustentables y, al mismo tiempo, reducir la escasez de alimentos para las comunidades vulnerables y desarrolladas”.

Crear resiliencia y garantizar la seguridad alimentaria en el futuro

Cada año se transportan cientos de millones de toneladas de alimentos por todo el mundo, desde arándanos hasta brócoli. 

Congelar los alimentos para prolongar su vida útil conlleva un importante costo medioambiental, ya que se requiere entre un 2% y un 3% más de energía por cada grado bajo cero al que se almacenan los alimentos. 

La industria logística está trabajando para descarbonizar y enfrentar el aumento de las facturas de energía. 

Sin embargo, la demanda de alimentos congelados aumenta a medida que el apetito evoluciona en los países en desarrollo y los consumidores, preocupados por los precios, buscan alimentos nutritivos y ricos a precios más asequibles. 

Al mismo tiempo, los expertos calculan que el 12% de los alimentos producidos anualmente se desperdicia por falta de logística de refrigeración y congelación, llamada “cadena de frío” en la industria, lo que destaca una importante necesidad de mayor capacidad. 

Los estudios también sugieren que cada año se desperdician 1.300 millones de toneladas de alimentos, un tercio de la producción mundial de alimentos para el consumo humano. 

La necesidad es particularmente grave en zonas como el África subsahariana y el subcontinente. Por ejemplo, en Pakistán, la mitad de los mangos exportables se perdieron debido a una ola de calor extrema en el año 2022. 

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, más de 820 millones de personas pasan hambre hoy en día y 2.000 millones de personas (aproximadamente una cuarta parte de la población mundial) sufren inseguridad alimentaria. 

El profesor Toby Peters, de la Universidad de Birmingham y la Universidad Heriot-Watt y director del Centre for Sustainable Cooling, dijo: “Las cadenas de frío son una infraestructura crítica, vital para el buen funcionamiento de la sociedad y la economía. Respaldan nuestro acceso a alimentos seguros y nutritivos y a la salud, así como nuestra capacidad para impulsar el crecimiento económico”.

Y agregó: “La infraestructura de la cadena de frío, y la falta de ella, tiene implicaciones para el cambio climático mundial y el medioambiente”.

Los fenómenos provocados por el cambio climático, como sequías, inundaciones y olas de calor, pueden reducir el rendimiento de los cultivos y perjudicar la salud y la productividad del ganado. Pero congelar los alimentos puede proteger las fuentes de alimentos y su valor nutricional durante meses en medio de este tipo de crisis. 

Join the Move to -15°C es una iniciativa para crear una transición justa mediante la implementación de tecnologías de almacenamiento accesibles a nivel mundial para congelar alimentos a temperaturas sustentables y reducir la escasez de alimentos tanto para las comunidades vulnerables como para las desarrolladas. 

El profesor Peters agregó: “La ONU predice una población de 9.700 millones de personas para el año 2050. Para garantizar la accesibilidad a los alimentos, tenemos que cerrar la brecha del 56% en el suministro mundial de alimentos entre lo que se produjo en el año 2010 y lo que se necesitará en el año 2050. 

Reducir las emisiones de la cadena de frío y transformar la forma en que se almacenan y transportan los alimentos de manera segura hoy en día contribuye a garantizar que podamos seguir alimentando de manera sustentable a las comunidades de todo el mundo a medida que aumenta la población y las temperaturas a nivel mundial, con el fin de proteger las fuentes de alimentos nutritivos durante los próximos años.

A partir de esta investigación, la coalición de DP World también puede ser una herramienta clave para superar los desafíos alimentarios actuales, ya que proporciona un inventario estable de alimentos de calidad para los 820 millones de personas que pasan hambre en todo el mundo y seguridad para otras 2.000 millones de personas que luchan contra la escasez de alimentos”.

Una invitación abierta a la iniciativa “Join the Move to -15°C”

DP World hizo que la investigación fuera accesible para todos e invitó a las partes interesadas y a los líderes de la industria a mostrar su apoyo a la campaña. 

Visite el sitio web de DP World aquí para obtener más información o unirse a la iniciativa.

Sobre DP World 

El comercio es el elemento vital de la economía mundial, ya que crea oportunidades y mejora la calidad de vida de las personas en todo el mundo. El objetivo de DP World es mejorar el flujo comercial mundial al cambiar lo que es posible para los clientes y las comunidades a las que servimos a nivel mundial. 

DP World cuenta con un equipo dedicado, diverso y profesional de más de 103.000 empleados repartidos en 75 países de seis continentes, y está impulsando el comercio cada vez más rápido hacia una cadena de suministro fluida y preparada para el futuro.  En Asia Pacífico, DP World emplea a más de 7.000 personas y cuenta con puertos y terminales en 17 ubicaciones.

Estamos transformando e integrando rápidamente nuestros negocios (puertos y terminales, servicios marítimos, logística y tecnología) y uniendo nuestra infraestructura mundial con la experiencia local para crear soluciones de cadena de suministro de extremo a extremo más sólidas y eficientes que puedan cambiar la forma en que se comercia en el mundo.

Además, estamos rediseñando el futuro al invertir en la innovación. Desde sistemas de entrega inteligentes hasta apilado automático en almacenes, estamos a la vanguardia de la tecnología disruptiva, impulsamos al sector hacia mejores maneras de negociar y minimizamos las interrupciones desde la fábrica hasta la puerta del cliente.

HACEMOS QUE EL FLUJO COMERCIAL
CAMBIE LO QUE ES POSIBLE PARA TODOS.

FUENTE DP World