Granos de verdad: Nueva investigación de consumo global de EAT-GlobeScan sobre sistemas alimentario saludables y sostenibles

OSLO, Noruega, 23 de septiembre de 2021 /PRNewswire/– Solo la mitad de las personas de todo el mundo (53 %) consideran que comprar alimentos saludables y sostenibles es sencillo de acuerdo con una nueva encuesta global de investigación de consumo realizada por GlobeScan, una consultora de percepciones y estrategia, y EAT, la organización sin fines de lucro basada en la ciencia para la transformación global del sistema alimentario. Sin embargo, los mayores obstáculos para quienes tienen dificultades para comprar alimentos saludables y sostenibles son la asequibilidad (48 %) y la disponibilidad (36 %), y la cuarta parte de las personas indica que no sabe en qué consiste la alimentación saludable y sostenible.

Las conclusiones presentadas en este nuevo informe, Granos de verdad, analizan las opiniones de más de 30.000 consumidores de 31 mercados de todo el mundo sobre su definición de alimentos buenos, saludables y sostenibles. La encuesta también preguntó a las personas sobre otras cuestiones, incluidas sus mayores preocupaciones acerca de la producción de alimentos y los desafíos que enfrentan al comprar alimentos saludables y sostenibles, así como quién puede tener el mayor impacto positivo en la creación de un sistema alimentario más saludable y sostenible. Esta investigación se ha llevado a cabo como parte de la actividad en torno a la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas, en la que EAT ha liderado la segunda vía de acción o Action Track 2 que se enfoca en el cambio del consumo hacia patrones sostenibles.

Si bien muchas personas se esfuerzan por comprender qué significa la alimentación saludable y sostenible, también se entiende que los dos términos tienen significados diferentes. Las descripciones más populares de alimentos saludables son nutritivos (47 %), orgánicos (47 %) y no procesados/integrales (44 %). En el caso de los alimentos sostenibles, las tres principales descripciones son buenos para el medioambiente (51 %), orgánicos (42 %) y cultivados localmente (34 %).

Las diferentes generaciones tienen opiniones similares sobre los alimentos sostenibles, pero existen diferencias en lo que respecta a los alimentos saludables. Es más probable que la generación Z describa los alimentos saludables como sabrosos y nutritivos, mientras que los baby boomers los asocian con alimentos no procesados/integrales y cultivados localmente.

Al considerar algunos de los problemas del sistema alimentario, las dos mayores preocupaciones son el uso de plaguicidas y fertilizantes químicos (81 %) y residuos plásticos de un solo uso en el envase de los alimentos (78 %). A estos le siguen de cerca el hambre y la obesidad, y el 76 % de las personas indican que les preocupan ambos problemas. Estas preocupaciones están respaldadas por el hecho de que una de cada 11 personas tiene hambre crónica y que un tercio de la población mundial tiene sobrepeso. El problema que menos preocupa a las personas es el transporte de los alimentos.

Quizás, sorprendentemente, la preocupación por cada uno de los problemas tiende a aumentar con la edad, siendo la generación Z en promedio la menos preocupada y la de los baby boomers la más preocupada. Desde una perspectiva regional, los consumidores de América Latina, África y del sur de Europa expresan las mayores preocupaciones acerca del sistema alimentario.

Casi la mitad de los consumidores (46 %) cree que la responsabilidad de introducir cambios positivos para crear un sistema alimentario más saludable y sostenible recae en los gobiernos nacionales. Más de un tercio (37 %) piensa que las empresas de alimentos y bebidas están en mejores condiciones de lograr esto, mientras que el 23 % ve a personas como ellas mismas como capaces de influir en el cambio positivo, y una de cada ocho (15 %) ve a los jóvenes como poderosos agentes de cambio.

En relación con la investigación, la Dra. Gunhild Stordalen, fundadora y presidenta ejecutiva de EAT, expresó: “En esta investigación hay mucho que potenciar, ya que las personas de todo el mundo comprenden el importante papel que pueden desempeñar en el cambio de los sistemas alimentarios a través de sus propios patrones de consumo. Pero también hay muchísimo en lo que trabajar tanto a nivel de gobiernos como de fabricantes de alimentos, ya que ellos son los actores que los consumidores perciben como los que detentan el poder y que, en consecuencia, serán a los que escucharán. Y es fundamental que, a pesar de que las personas desean adoptar hábitos alimentarios más saludables y sostenibles, actualmente no creen que puedan hacerlo porque, a su juicio, los precios de los productos son demasiado altos o difíciles de encontrar. Esto es algo en lo que los legisladores, los minoristas y los fabricantes necesitan trabajar y mejorar, por lo que todos podemos trabajar juntos para impulsar patrones de consumo más saludables”.

Chris Coulter, director ejecutivo de GlobeScan, señaló: “Esta investigación oportuna ofrece una hoja de ruta para las expectativas de los consumidores en cuanto a un sistema alimentario sostenible. Demostrar la integridad ambiental es un factor que define a los alimentos sostenibles para las personas de todo el mundo, y existen niveles muy altos de preocupación por una serie de problemas que afectan al sistema alimentario, desde el uso de plaguicidas hasta plásticos, la obesidad y los impactos en la naturaleza. Además, los consumidores consideran que el gobierno y las empresas son especialmente responsables de ofrecer un sistema alimentario sostenible, lo que convierte a la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas en una oportunidad crítica para demostrar el progreso a las personas de todo el mundo”.

La publicación de esta investigación es parte del desarrollo de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas del 23 de septiembre de 2021.

Para descargar una copia del informe completo, haga clic aquí.

 

FUENTE EAT

Granos de verdad: Nueva investigación de consumo global de EAT-GlobeScan sobre sistemas alimentario saludables y sostenibles

OSLO, Noruega, 23 de septiembre de 2021 /PRNewswire/– Solo la mitad de las personas de todo el mundo (53 %) consideran que comprar alimentos saludables y sostenibles es sencillo de acuerdo con una nueva encuesta global de investigación de consumo realizada por GlobeScan, una consultora de percepciones y estrategia, y EAT, la organización sin fines de lucro basada en la ciencia para la transformación global del sistema alimentario. Sin embargo, los mayores obstáculos para quienes tienen dificultades para comprar alimentos saludables y sostenibles son la asequibilidad (48 %) y la disponibilidad (36 %), y la cuarta parte de las personas indica que no sabe en qué consiste la alimentación saludable y sostenible.

Las conclusiones presentadas en este nuevo informe, Granos de verdad, analizan las opiniones de más de 30.000 consumidores de 31 mercados de todo el mundo sobre su definición de alimentos buenos, saludables y sostenibles. La encuesta también preguntó a las personas sobre otras cuestiones, incluidas sus mayores preocupaciones acerca de la producción de alimentos y los desafíos que enfrentan al comprar alimentos saludables y sostenibles, así como quién puede tener el mayor impacto positivo en la creación de un sistema alimentario más saludable y sostenible. Esta investigación se ha llevado a cabo como parte de la actividad en torno a la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas, en la que EAT ha liderado la segunda vía de acción o Action Track 2 que se enfoca en el cambio del consumo hacia patrones sostenibles.

Si bien muchas personas se esfuerzan por comprender qué significa la alimentación saludable y sostenible, también se entiende que los dos términos tienen significados diferentes. Las descripciones más populares de alimentos saludables son nutritivos (47 %), orgánicos (47 %) y no procesados/integrales (44 %). En el caso de los alimentos sostenibles, las tres principales descripciones son buenos para el medioambiente (51 %), orgánicos (42 %) y cultivados localmente (34 %).

Las diferentes generaciones tienen opiniones similares sobre los alimentos sostenibles, pero existen diferencias en lo que respecta a los alimentos saludables. Es más probable que la generación Z describa los alimentos saludables como sabrosos y nutritivos, mientras que los baby boomers los asocian con alimentos no procesados/integrales y cultivados localmente.

Al considerar algunos de los problemas del sistema alimentario, las dos mayores preocupaciones son el uso de plaguicidas y fertilizantes químicos (81 %) y residuos plásticos de un solo uso en el envase de los alimentos (78 %). A estos le siguen de cerca el hambre y la obesidad, y el 76 % de las personas indican que les preocupan ambos problemas. Estas preocupaciones están respaldadas por el hecho de que una de cada 11 personas tiene hambre crónica y que un tercio de la población mundial tiene sobrepeso. El problema que menos preocupa a las personas es el transporte de los alimentos.

Quizás, sorprendentemente, la preocupación por cada uno de los problemas tiende a aumentar con la edad, siendo la generación Z en promedio la menos preocupada y la de los baby boomers la más preocupada. Desde una perspectiva regional, los consumidores de América Latina, África y del sur de Europa expresan las mayores preocupaciones acerca del sistema alimentario.

Casi la mitad de los consumidores (46 %) cree que la responsabilidad de introducir cambios positivos para crear un sistema alimentario más saludable y sostenible recae en los gobiernos nacionales. Más de un tercio (37 %) piensa que las empresas de alimentos y bebidas están en mejores condiciones de lograr esto, mientras que el 23 % ve a personas como ellas mismas como capaces de influir en el cambio positivo, y una de cada ocho (15 %) ve a los jóvenes como poderosos agentes de cambio.

En relación con la investigación, la Dra. Gunhild Stordalen, fundadora y presidenta ejecutiva de EAT, expresó: “En esta investigación hay mucho que potenciar, ya que las personas de todo el mundo comprenden el importante papel que pueden desempeñar en el cambio de los sistemas alimentarios a través de sus propios patrones de consumo. Pero también hay muchísimo en lo que trabajar tanto a nivel de gobiernos como de fabricantes de alimentos, ya que ellos son los actores que los consumidores perciben como los que detentan el poder y que, en consecuencia, serán a los que escucharán. Y es fundamental que, a pesar de que las personas desean adoptar hábitos alimentarios más saludables y sostenibles, actualmente no creen que puedan hacerlo porque, a su juicio, los precios de los productos son demasiado altos o difíciles de encontrar. Esto es algo en lo que los legisladores, los minoristas y los fabricantes necesitan trabajar y mejorar, por lo que todos podemos trabajar juntos para impulsar patrones de consumo más saludables”.

Chris Coulter, director ejecutivo de GlobeScan, señaló: “Esta investigación oportuna ofrece una hoja de ruta para las expectativas de los consumidores en cuanto a un sistema alimentario sostenible. Demostrar la integridad ambiental es un factor que define a los alimentos sostenibles para las personas de todo el mundo, y existen niveles muy altos de preocupación por una serie de problemas que afectan al sistema alimentario, desde el uso de plaguicidas hasta plásticos, la obesidad y los impactos en la naturaleza. Además, los consumidores consideran que el gobierno y las empresas son especialmente responsables de ofrecer un sistema alimentario sostenible, lo que convierte a la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas en una oportunidad crítica para demostrar el progreso a las personas de todo el mundo”.

La publicación de esta investigación es parte del desarrollo de la Cumbre sobre los Sistemas Alimentarios de las Naciones Unidas del 23 de septiembre de 2021.

Para descargar una copia del informe completo, haga clic aquí.

 

FUENTE EAT