NUEVA YORK.- La candidata presidencial por el Partido Demócrata Hillary Rodham-Clinton se retractó hoy públicamente por insultar a millones de estadounidenses seguidores de Trump. Clinton dijo  en un acto con la comunidad homosexual y lesbiana LGTB  que la mitad de los millones de electores que siguen y que votarán por Trump son deplorables pedófilos, racistas, sexistas, homófobos, xenófobos , islamófobos, y que la otra mitad eran personas malas, de lo que sea.

“Anoche fui extremadamente generalista y eso nunca es buena idea. Me arrepiento de haber dicho la ‘mitad’, eso estuvo mal”, afirmó Clinton en un comunicado emitido por su campaña en el que matizó sus declaraciones.

Clinton ofendió a millones de estadounidenses sin media las consecuencias de sus palabras, dijeron miembros del Partido Republicano.

Previamente, su asesor de comunicación, Jason Miller, también censuró las palabras de Clinton: “Lo realmente deplorable no es solo que Clinton haya cometido un inexcusable error delante de ricos donantes y unos periodistas que estaban por ahí la hayan atrapado, sino que ha revelado lo poco que le preocupan los hombres y mujeres trabajadores de Estados Unidos”, apuntó Miller.

En el comunicado del sábado, pese a reconocer que se equivocó con sus declaraciones, Clinton señaló varios puntos de la campaña de Trump que son “verdaderamente deplorables” como que el candidato republicano “haya construido ampliamente su campaña. sobre el prejuicio y la paranoia y dado una plataforma nacional a puntos de vista y voces de odio”.