• El Instituto para el Futuro de la Educación (IFE) del Tecnológico de Monterrey contribuyó en la tercera Conferencia Mundial sobre la Educación Superior de la UNESCO.
  • Michael Fung y José Escamilla transmitieron la visión innovadora del Tec de Monterrey sobre el futuro de la educación.

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de junio de 2022 /PRNewswire/ — La tercera Conferencia Mundial de Educación Superior de la UNESCO (WHEC2022, por sus siglas en inglés) tuvo lugar en Barcelona, España, del 18 al 20 de mayo. Reunió especialistas de todo el mundo con el fin de preparar y definir su hoja de ruta para una nueva era de la educación superior. El Tecnológico de Monterrey se hizo presente a través del Instituto para el Futuro de la Educación (IFE), representado por su director ejecutivo, Michael Fung, y su director Asociado, José Escamilla.

Michael Fung impartió la conferencia “A new paradigm for the future of education, donde, tras enumerar las principales disrupciones que se ven en el panorama del futuro del trabajo (el avance tecnológico, el cambio demográfico y la necesidad de nuevas competencias por el surgimiento de empleos emergentes), habló sobre el paradigma de la nueva educación, que implica integrar trabajo y estudio, empoderar a los individuos con habilidades y aprendizaje a lo largo de la vida que se pueda obtener desde múltiples opciones de aprendizaje, en el que el principal objetivo sea el desarrollar competencias para el trabajo actual y el del futuro.

A decir de Fung, el sueño del IFE es crear el futuro de la educación para mejorar la vida de millones de personas en todo el mundo. Para ello la educación debe ser entregada a través de diferentes vías y de manera oportuna para asegurar su relevancia frente a las diversas necesidades de los aprendedores, además de ser relevante y sensible, capaz de satisfacer las necesidades dinámicas y cambiantes de la industria y la sociedad.

Para lograr que la educación pueda estar dotada de estas características enumeró la transformación que debe tener el paradigma de la educación: transformar la enseñanza para que sea atractiva y motivadora; diseñar sistemas efectivos de educación basada en competencias y de aprendizaje a lo largo de la vida para elevar los resultados del aprendizaje; educación conveniente para los diferentes segmentos de estudiantes; más oportunidades de aprendizaje para todos los segmentos de la población; y desarrollar habilidades para apoyar la movilidad laboral de los trabajadores y la transformación empresarial.

La transformación de la educación es clave, pero son necesarias competencias disciplinares para fomentar la adaptabilidad, la resiliencia y la confianza en los profesionistas del futuro: “El nuevo paradigma de la educación y la formación debe ser JUSTO, (FAIR, por sus siglas en inglés): Flexible, Accesible, Inclusiva y Relevante. Los sistemas de educación y formación deben responder a este nuevo paradigma, trabajemos juntos para descifrar el código del futuro de la educación e impactar la vida de millones de personas”, concluyó Fung.

La segunda intervención de Michael Fung tuvo lugar en la mesa redonda “Las instituciones de educación superior como agentes de cambio para el desarrollo sostenible: tres enfoques en la práctica”, donde representantes de la educación superior de varias regiones del globo contaron sus experiencias sobre cómo el aprendizaje a lo largo de la vida está ayudando a las universidades.

Fung enumeró las maneras en que las instituciones de educación superior pueden marcar la diferencia para brindar aprendizaje para toda la vida a grupos vulnerables: proporcionar más puntos de acceso para que más personas puedan estudiar, así como programas de ciclo corto que les permitan insertarse rápidamente en un entorno laboral; emprender programas específicos que ayuden a estrechar la brecha existente en la sociedad, como la iniciativa Líderes del Mañana del Tec de Monterrey, programa incluyente de formación universitaria para el desarrollo de líderes transformadores que generen un impacto social.

El director ejecutivo del IFE participó en un panel más: Pathaways between Technical and Vocational Education and Training and Higher Education, donde se discutió la importancia de la educación técnica y vocacional y cómo la educación superior puede dar respuesta a los cambios de la demanda laboral. Aquí, Fung se pronunció por un cambio sostenible y un diálogo entre instituciones de educación superior, a fin de implementar un aprendizaje a lo largo de la vida y habló de la transformación del Tecnológico de Monterrey hacia un sistema educativo basado en competencias, donde de la mano de profesores y socios formadores, las y los estudiantes resuelven retos del mundo actual, que desarrollarán en ellos las competencias necesarias para su vida laboral.

Por su parte, José Escamilla fungió como moderador de la mesa redonda Key themes on the future of education, donde se habló del futuro de la educación superior y el aprendizaje a largo plazo en las universidades. Los ponentes acordaron que la educación del futuro debe poner las necesidades del estudiante en el centro, ser ágil y accesible, para lo cual es primordial aprovechar la tecnología, y debe haber una colaboración entre todos los sectores de la población: estudiantes, académicos, industrias, gobierno y la sociedad en general: “El futuro de la educación será colaborativo”, concluyeron.

Acerca del Tecnológico de Monterrey 

El Tecnológico de Monterrey (http://www.tec.mx) es un sistema universitario multicampus privado y sin fines de lucro. Desde su fundación en 1943, se ha destacado por su excelencia académica, la innovación educativa, el emprendimiento y la internacionalización, así como por su vinculación con la industria y empleadores, y su gran capacidad de ejecución. Cuenta con campus en 29 ciudades de México; una matrícula de más de 67 mil estudiantes de nivel profesional y posgrado, y casi 7 mil profesores; además de más de 26 mil alumnos de preparatoria y de 2 mil 500 profesores en ese nivel. La institución está acreditada por la Commission on Colleges of the Southern Association of Colleges and Schools (SACSCOC) desde 1950. De acuerdo con el QS World University Rankings (2022), se encuentra en la posición 161, ubicándose en el lugar 30 entre las universidades privadas del mundo; y en el QS Graduate Employability Rankings (2022) como la número 1 en América Latina y la 26 del mundo. En el Times Higher Education Latin America University Rankings (2022), se sitúa en el lugar 4 en América Latina; siendo además la única universidad fuera de EE. UU. en el Top Schools for Entrepreneurship Ranking (2022) de Princeton Review y Entrepreneur, al ocupar la posición 6 en programas de emprendimiento en nivel licenciatura. Pertenece a diversas redes de prestigio internacional como la Asociación de Universidades de la Cuenca del Pacífico (APRU), Universitas 21 (U21) y The Worldwide Universities Network (WUN), entre otras.

FUENTE Tecnológico de Monterrey