LONDRES, 5 de abril de 2022 /PRNewswire/ — Seis semanas después de la invasión de Rusia a Ucrania, el impacto en la libertad de viaje y la movilidad ha sido más radical de lo que predijeron los comentaristas más pesimistas al comienzo de la guerra. Los últimos resultados del Índice de pasaportes Henley —la clasificación original de todos los pasaportes del mundo según la cantidad de destinos a los que pueden acceder sus titulares sin visa previa— ilustran claramente el profundo y tal vez irreversible impacto de la guerra en la libertad de circulación dentro de la región a medida que desciende una nueva cortina de hierro.

La invasión ha desencadenado la peor crisis de refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, y más de 4 millones de ucranianos han huido a los países vecinos. La Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y otros países occidentales han cerrado sus espacios aéreos a Rusia, han impuesto duras prohibiciones de viaje a ciudadanos rusos y en muchos casos han dejado de procesar solicitudes de visa por completo, condenando efectivamente el pasaporte ruso al estatus de basura en gran parte del mundo desarrollado.

En marcado contraste, la Unión Europea ha aprobado un plan de emergencia que permite a los ucranianos vivir y trabajar en cualquiera de sus 27 estados miembros por hasta tres años, mientras que otros países occidentales han ajustado sus políticas de visado a favor de los titulares de pasaportes ucranianos o han eliminado por completo los requerimientos de visado. Según el último Índice de pasaportes Henley, que se basa en datos exclusivos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), en la actualidad Ucrania cuenta con un puntaje de 143 sin visa o con visa a la llegada, un récord para el país, que ahora ocupa el puesto 34 en el índice (habiendo ascendido 26 puestos desde 2012), mientras Rusia se queda atrás en el puesto 49, con un puntaje de 117, una brecha que probablemente se ampliará en los próximos meses.  

En otro punto de la clasificación, Japón y Singapur siguen compartiendo el primer lugar, y sus titulares de pasaportes pueden acceder a 192 destinos en todo el mundo sin visa, sin tener en cuenta las restricciones temporales por la Covid. Alemania y Corea del Sur ocupan conjuntamente el segundo lugar, con una puntuación de 190 en la categoría de exención de visa/visa a la llegada, mientras que Finlandia, Italia, Luxemburgo y España comparten el tercer lugar, cuyos titulares de pasaporte pueden acceder a 189 destinos de todo el mundo sin tener que adquirir visa previamente. El Reino Unido, que recientemente dejó de lado todas las restricciones restantes relacionadas con la Covid, ahora ocupa el 5.o lugar, con un puntaje de 187, y Estados Unidos se sitúa solo un lugar más abajo en el 6.o, con un puntaje de 186. Afganistán sigue ocupando el último lugar en el índice, ya que sus nacionales sólo pueden acceder a 26 destinos sin visa.

El Dr. Christian H. Kaelin, presidente de Henley & Partners, dice que la última actualización ofrece un panorama único de un mundo volátil y en rápida evolución. “A medida que el valor del pasaporte ruso disminuye rápidamente y el mundo abre sus puertas a los ucranianos, se vuelve muy evidente que el pasaporte que uno tiene determina el destino e impacta drásticamente las oportunidades de que se dispone. Si bien es imposible predecir cómo se verá el mundo a la sombra de una nueva guerra fría, el último índice sugiere que la división entre Rusia y gran parte del mundo occidental solo aumentará”.

Al referirse al Informe de movilidad global 2T 2022 de Henley, publicado hoy junto con la última edición del Índice de pasaportes Henley, el Dr.  Parag Khanna, autor y fundador de FutureMap, dice que se necesitarán soluciones creativas a medida que la migración masiva se convierta en la norma. “Cuando nos enfrentamos a perturbaciones climáticas o bélicas, se pone en marcha nuestro instinto de lucha o huida y la sensible respuesta ha sido avanzar en la búsqueda de condiciones más adecuadas. Nos estamos convirtiendo nuevamente en una especie migratoria. Las perturbaciones climáticas amenazan con hacer que algunas regiones de nuestro planeta sean inhabitables las próximas décadas, y millones, si no miles de millones, de personas tendrán que encontrar nuevos hogares”.

Según una investigación exclusiva de Henley & Partners y Deep Knowledge Analytics sobre la correlación entre el poder de los pasaportes y la vulnerabilidad y preparación ante el cambio climático, las naciones ricas y desarrolladas con el mayor acceso sin visa también obtuvieron altos puntajes en lo que respecta a su disposición para adaptarse a la crisis climática. Charles Phillips de Oxford Business Group expresó: “Podemos ver estrechas correlaciones entre el desempeño en materia de adaptación climática y la libertad de viaje internacional. Esto pone de manifiesto el hecho de que la ciudadanía y el pasaporte realmente importan cuando se trata de mitigar el riesgo climático”.

Sebastian Mikosz, vicepresidente de medioambiente y sostenibilidad de la IATA, dice que las previsiones indican una demanda de 10.000 millones de viajes de pasajeros para 2050 (en comparación con alrededor de 4.000 millones que había previo a la pandemia). “Gran parte de este crecimiento provendrá de pasajeros que nunca han tenido la oportunidad de volar antes: en Asia, África y Latinoamérica. Le debemos a esta próxima generación de viajeros la búsqueda de soluciones sostenibles para que puedan disfrutar y beneficiarse de los viajes aéreos como lo hemos hecho nosotros hasta ahora”.

Lea el comunicado de prensa completo 

 

FUENTE Henley & Partners