San Juan Puerto Rico. Para mantener vigencia en las artes plásticas, tiene que existir una disciplina y enfoque constante, porque el artista plástico, es responsable de su permanencia y talento, así lo expresó anoche el pintor dominicano Bladimir Díaz, quien celebró sus 30 años, sobre el lienzo.

Díaz, destacado maestro del pincel y reputado pintor, hizo éstas expresiones al concluir la celebración de sus tres décadas en la pintura, fina actividad celebrada en el Museo de Vida Silvestre, donde asistieron además amigos, familiares, miembros de comunidad dominicana, así como homólogos del artista, hijo de Bonao, provincia Monseñor Nouel.

Expresó que cualquier persona puede aprender a pintar, pero que se nace con el talento, donde pocos van desarrollado técnicas preferidas, que lo identifican.

Indicó que, ha visto como muchas personas se enganchan a pintor, sin la disciplina requerida que exige ésa profesión, asunto que cada día se continúa viendo en la isla, lo cual le preocupa enormemente.

“Hay que nacer artista, definitivamente, escuchar su yo interior, dedicar horas y dedicación a éste trabajo de la pintura, los pintores debemos de educarnos, leer continuamente, para aprender todas las cosas que nos brinda las artes plásticas, un mundo sorpresivo, maravilloso, relajador, fascinante, que nos lleva a plasmar tantos mensajes, pero hay que ser más que disciplinado, la vocación debe primar al decidirse pintar, para vivir de eso, son muchos los factores que debemos tener en cuenta”, dijo.

Indicó que sus hermanos pintores en la isla, no están enfocados, viven en su mundo y piensan que merecen todo, lo que él considera que deben unirse más como artistas que son.

“Hay pintores dominicanos que lo he invitado a colectivas y me han fallado, con excepción de algunos, los invito a reuniones, tampoco asisten, a sabiendas que el negocio de la pintura requiere tenacidad, compromiso, constancia única y mucha responsabilidad, para lograr hacer de las artes plásticas, un medio de vida”, apuntó.

Manifestó que el enfoque y no creerse mejor que nadie, han sido pilares, para que él celebre hoy tres décadas sobre el lienzo, como denominó su exposición, con mezclas de temas, piezas únicas y figurativas, abstractas, retratos de figuras prominentes de Puerto Rico, como los fueron el ex gobernador Luis Muñoz Marín y el destacado compositor puertorriqueño Don Tite Curet Alonso, autor de grandes letras de todos los géneros.

Con relación a la compra de cuadros en la isla, agregó que “El arte es un lujo en Puerto Rico, la compra de cuadros aquí, no es como en República Dominicana, allá las personas adquieren más obras, aquí en la isla se trabaja más con el gravado y la serigrafía, en Santo Domingo prefieren el lienzo, o sea, que el comercio de ventas de pinturas en Quisqueya fluye muchísimo más y estamos de lujo, porque los pintores dominicanos, hemos llevado el arte por el mundo”.

Dominando con plenitud las técnicas pictóricas, dejando en cada trazo con su paleta de colores, su conocimiento sobre los elementos pintados, demostrando que para llegar a tres décadas en la pintura, hay que venir al mundo con el talento debajo del brazo.

Con obras de su autoría que complacen, paseándose por todo el mundo, obras llenas de esplendor, ilusión, magia, fantasías, equilibrio del tecnicismo de la belleza de los cuadros de éste hijo del caribe que renace, siempre en metamorfosis, buscando como buen arquitecto que es, la perfección en cada lienzo que tiñe, con colores de sus mágicos dedos, bañados de inspiraciones que enaltecen las artes plásticas.

Por: Dominga Valdez