Por Alejandro Almánzar.- Este embajador tiene buen “sino”, tanto, que a pesar de su imprudencia diplomática, no ha sido conminado a abandonar el país, como persona ingrata e indeseable. Nadie se imaginaría a un diplomático dominicano (en Haití), haciendo lo que el señor James Brewster hace en La República Dominicana, a nombre de la diplomacia.

En Los Estados Unidos se comenta, que el primer presidente negro que gobierna este gran país, está dejando funestos precedentes, y el accionar de este “diplomático”, puede ser un ejemplo de eso. Habla de discriminación, mientras discrimina a quienes no comparten su agenda homosexual.

Avergonzando a USA, con su errático accionar, confundiendo su misión con la del comendador de una Colonia. Con esa designación, como pago a la labor de recaudador de fondos, para su campaña hacia La Casa Blanca, el presidente Obama resquebrajó al máximo la diplomacia norteamericana.

Pero, tiene “suerte”, porque al parecer, los dominicanos perdimos el orgullo Trinitario, y en cambio, malos ciudadanos aplauden sus ofensas a la nación. El presidente Medina debió reservarle su atinada respuesta a la Cancillería, para no bajar al nivel de quien desconoce la misión que desempeña.

Igual de ignorante es su compañero sentimental, al preguntarle a Manolo Pichardo, ¿Por qué 80,000 dominicanos emigran cada año a su nación? Está tan confundido en lo sexual, como en lo histórico, pues olvida, que América, es tierra de inmigrantes, que por esa razón están ellos dos en nuestro Continente.

Torpemente asume, que la inmigración compromete la Soberanía de un pueblo. Cuando debería preguntarse, por qué, el narcotráfico aumenta sus mercados en Los Estados Unidos y Europa. Si supieran mejor la historia, las drogas y la corrupción, son “Teclas” que nunca tocarían estos personajes.

Nuestras Islas han sido, son, y serán puentes del narcotráfico, mientras haya consumidores, nos avergonzaría saber, que somos los consumidores de dichas drogas. ¿No sería mejor, que el polémico “embajador” encare a las autoridades de su país y Europa, por dejarlas entrar a sus territorios?

Yo prefiero insistirle al gobierno dominicano, destinar dos Puertos para el tránsito de cocaína y heroína, cobrarles impuestos y a las naciones receptoras que se encarguen del resto, pues no tenemos derecho a privarlos de tan apetecida mercancía.

También creo, que esta campañita tiene otro objetivo, “Los Super Tucano”, antes, nos decían que a diario detectaban cientos de trazas de vuelos cargando drogas. Se acabó ese tema, con la llegada de estos aviones.

Pero, lobistas en Los Estados Unidos no quedaron conformes, y entonces, quieren demostrarnos, que esta compra no valió la pena, porque “ahora entra más droga”. Claro, que entra más droga, porque cada día aumenta su demanda.

Si analizamos los reclamos de Donald Trump, sobre la limpieza de los Comicios venideros, eso dice, que Obama no sólo ha resquebrajado la diplomacia, enviando a bisoños en el oficio, si no, que su poderoso sistema político también tocó fondo.

La cancelación del visado diplomático al presidente de La JCE no es un ultraje a Roberto Rosario, fue al país. Por eso creo, tiene “suerte”, que la sociedad no ha ido pancartas en mano a pedirle su salida inmediata y decirle que nunca más pise nuestro suelo, como se expulsa a los que ofenden gratuitamente la dignidad de una nación respetable.

alex15958@hotmail.com

Twitter, @alexalma09