Por: Nelson Encarnación.- Santo Domingo, RD.

La complejidad electoral de la provincia de Santiago se ha puesto de manifiesto en cada proceso comicial en las últimas dos décadas, cuando la población se ha  movido de partido en partido, llegando a dar el triunfo a las tres principales formaciones sin casarse con ninguna de ellas.

Así las cosas, mientras en otras demarcaciones ha habido reiteraciones de triunfos para una de las tres formaciones fundamentales del último medio siglo, hemos visto que Santiago ha sido, indistintamente, reformista, perredista y peledeísta. Los electores santiagueros son los que, en todo el territorio nacional, mejor han sabido fraccionar el voto.

Por lo señalado es que los partidos tienen que ser extremadamente cuidadosos con Santiago, en razón de que cualquier descuido les puede arruinar la estrategia para ganar una jurisdicción que resulta crucial para coronar el éxito electoral.

De ahí que el Partido de la Liberación Dominicana haya entendido indispensable la unificación de toda su dirección, para que sin atender a otro elemento que no sea el colectivo, se concentre en la tarea de cosechar el triunfo en los tres niveles de las elecciones del próximo 15-M.

Al colocar al licenciado Fernando Rosa como director operativo de la campaña, es decir, una especie de comandante de infantería si lo pudiésemos asimilar a un regimiento militar, el PLD sabe que dispondrá de alguien que trabajará para armonizar diversos y naturales intereses.

Su declinación en la pasada contienda interna, cuando legítimamente buscaba la candidatura a la Alcaldía, avalan el talante conciliador de Fernando, aspecto vital para la sana conducción de una campaña que no debe dejar cabos sueltos.

A pesar del envidiable posicionamiento del presidente Danilo Medina, en primer término, lo mismo que Julio César Valentín y Abel Martínez en los otros niveles, las elecciones se ganan usando todos los recursos humanos disponibles.

Si bien la campaña será coordinada por Ramón Ventura Camejo, miembro del Comité Político, la dirección operativa a cargo de Fernando es la que, en el terreno, llevará el mayor peso para movilizar al PLD y aliados en el día a día.

No creo que se produzcan sorpresas en Santiago cuando una estructura de campaña dispone de la dirección peledeísta completa en las personas de José Izquierdo, Monchy Rodríguez, Hamlet Otáñez, Raúl Martínez, entre otros valiosos dirigentes.

nelsonencar10@gmail.com