Un terremoto de magnitud 7,4 sacudió en la madrugada del martes el noreste de Japón, la misma zona que quedó devastada en marzo de 2011 tras un potente seísmo y posterior tsunami.

Aunque las autoridades activaron de inmediato la alerta de tsunami, revocaron el aviso indicando además que el sismo no dejó daños significativos.

El sismo sacudió la región a las 5:59 (hora local) y tuvo su epicentro frente a las costas de Fukushima, a una profundidad de 10 kilómetros, indicó la Agencia Meteorológica.

Japón sufrió hace cinco años una fuerte crisis nuclear a raíz del peor terremoto y tsunami de su historia. El sismo alcanzó una magnitud de 9,0 y causó la muerte de al menos 19.000 personas. El movimiento telúrico y el tsunami afectaron una planta nuclear en Fukushima, lo que obligó a más de 100.000 personas a abandonar sus hogares a raíz del peligro de la radiación.