La-salud-de-Danilo-Medina-640x480

Se fortalece cada día más la tesis de que el presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, habría facilitado el delito de lavado de activos al través de contrataciones sobre evaluadas y sobornos con la empresa brasileña Odebrecht, para lograr comprar su reelección presidencial.

Las autoridades federales en Brasil poseen como evidencias las declaraciones que diera la pareja del publicista Joao Santana, la senõra Mónica Moura de que Odebrecht financió la campaña presidencial de Danilo Medina en RD, al igual que la del fenecido presidente venezolano Hugo Chávez y del angoleño José Eduardo Do Santos.

En sus declaraciones a la Policía Federal de Brasil, Mónica Moura ratificó que depósitos en la cuenta bancaria de la empresa Shellbill Finance, en el extranjero, fueron utilizados por Odebrecht para pagos a campañas electorales presidenciales de varios políticos.

FUENTE: MONICA MOURA REVELA SOBORNOS A PRESIDENTES

Desde que explotó el mega escándalo internacional de sobornos y obras sobre evaluadas para repartirse en dinero con funcionarios corruptos, el presidente Danilo Medina ha evitado referirse al tema. Según Moura, en el 2011, Danilo Medina recibió dinero producto del lavado de dinero de la cuenta Shellbill Finanzas.

Medina favoreció al presidente de la empresa constructora Marcelo Odebrecht, a pesar de que la empresa de origen asiático, Gezhouba Group Company Limited, y el Consorcio IMPE S.R.L. habían participado en la licitación, ofertando menos de la mitad del monto ofertado por Odebrecht.

Gezhouba Group Company Limited ofertó construir la termoeléctrica en Punta Catalina por US$900 millones, sin embargo, el gobierno de Danilo Medina eligió a Odebrecht a un costo de $2,040 millones de dólares.

El presidente del partido político Alianza País, Guillermo Moreno, exigió que el Ministerio Público investigue a los expresidente Hipólito Mejía, Leonel Fernández y al actual mandatario Danilo Medina por sobornos pagados desde el 2001.

Según Moreno, la concesión a Odebrecht de relevantes y costosos proyectos de construcción del Estado dominicano en los últimos 15 años sólo podría investigarse con seriedad si se incluye a los mandatarios junto a sus más cercanos funcionarios.

La empresa aceptó pagar 3.500 millones de dólares de multa, tras ser acusada de entregar 439 millones a políticos, partidos y funcionarios en al menos 12 países para garantizarse la adjudicación de obras públicas.